CIEN AÑOS DE NEGRONI EN VINOTECA TABASCO

Vinoteca Tabasco organizó una noche especial, con la presencia del reconocido bartender santafesino Juan Sebastián Ruiz, para agasajar al Negroni en su cumpleaños número cien.

Negroni, solo nombrarlo nos transporta a la magia de la noche, a fiestas exclusivas o a bodegones escondidos, todo depende de la experiencia de cada uno con este clásico italiano. Para muchos es sinónimo de que ya sos adulto «cocteleristicamente» hablando o que ya te calzaste los largos como decía mi viejo, si te gustó el Negroni (si te gustó de verdad, sin «caretearla») es porque ya pasaste por otros cócteles, aprendiste a apreciar el equilibrio dentro de un trago, en definitiva… estas casi listo para un Martini.

La historia del Negroni es una de las más documentadas entre las de los cócteles, igualmente en algún punto se mezcla con la leyenda y, aunque muchos dicen que faltan datos fehacientes, todos la tomamos por cierta ya que es casi el estereotipo de la creación de un cóctel.

Según mi amigo «Juanse» Ruiz el conde Camilo Negroni «trabajaba de conde», o sea, tenía mucho tiempo libre el cual mayormente lo pasaba en el bar.

Nos ubicamos en la ciudad de Florencia, en los años que siguieron la primera guerra mundial, allí se encuentra el Caffè Casoni donde el conde Camilo Negroni se tomaba todos los días su aperitivo, un Americano, evolución del Mito o Milano Torino que seguramente el conde también habrá tomado cuando estuvo de moda. Lo cierto es que se dice que a su vuelta de América, habiendo probado otras cosas en el nuevo continente (se imaginan, siendo «conde» en NY…) y buscando algo un poco más fuerte, le pidió al barman Fosco Scarselli que le agregue Gin a su Americano. Como buen barman Fosco equilibró las proporciones de las tres bebidas y agregó una rodaja de naranja, para perfumar el cóctel y a la vez diferenciarlo. La bebida gustó y no tardo en ser pedida por otros parroquianos que seguramente querían tomar «lo mismo que el conde Negroni», un «Americano a la manera del conde», y finalmente… «Un Negroni».

¿Divertida historia no? Bueno, la mayor parte es cierta y me gusta escuchar lo que cada uno le agrega de «color» cada vez que la cuenta.

Para celebrar los cien años de este clásico nos reunimos en Vinoteca Tabasco para la presentación de JR Negroni, un Negroni de autor de Juan Sebastián Ruiz.

Para romper de una vez por todas con los estereotipos casi todos los presentes eran damas. Disfrutaron, compartieron, opinaron y, por supuesto, enseñaron, siempre se aprende algo cuando una mujer habla con una copa en la mano.

Después de un pequeño recorrido por los tragos de los cuales evolucionó el Negroni, con historias y anécdotas de cada uno, Juanse se metió de lleno en este clásico, explicando secretos y tips para prepararlo.

Juanse nos preparó distintas versiones incluida su última creación, JR Negroni, un prebacheado que se consigue en vinotecas y el cual podemos guardar en la heladera para convidar a nuestras visitas y así tener este clásico a mano.

Durante la degustación se desarrolló un entretenido ida y vuelta donde los presentes tiraban ideas y Juanse hacia tragos, «con tónica» «¿y espumante?» «a mí me gusta la ginger ale» cada uno proponía o preguntaba y salían los cocteles desde la barra mientras degustábamos un rico tapeo preparado especialmente por nuestra anfitriona, Maria Gabriela Bruni, titular de Vinoteca Tabasco.

Una entretenida charla para aprender y apreciar la belleza de la coctelería, como influye en nosotros y como actúa como aglutinante de gente con ganas de pasarla bien.

Sobre Juan Sebastian Ruiz

Juanse es de esos tipos que siempre tiene algo que enseñarte, generoso con sus conocimientos, tiene la habilidad de hacer que te diviertas mientras aprendes. Así mismo una de sus cualidades mas grandes, a mi criterio, es que puede reconocer que no lo sabe todo, con un simple…» A ver, investiguemos».

Su extensa trayectoria lo llevó desde los más importantes bares de Buenos Aires hasta su arribo a Santa Fe con la idea de que «Si haces buenos tragos la gente toma buenos tragos» y nos cambió la cabeza a muchos. Defensor acérrimo del Negroni, al cual define como «el cocktail perfecto, rico, sencillo, equilibrado y como si fuera poco con una buena historia».

Representó a nuestra ciudad en El Gran Bartender donde tuvo una destacada participación. «Fui a ser yo mismo, estoy contento porque pude demostrar mi filosofía de trabajo». En algún momento comenzó a documentar las preferencias que sus clientes tenían a la hora de pedir negronis y armó un fichero que ya lleva casi cien recetas con nombre y apellido.

Personalmente he llegado a sospechar que Juanse puede hacer negroni con gaseosa de ananá como único ingrediente… aunque también pienso que puede hacer un buen cocktail con casi cualquier cosa.

En pocas palabras un excelente bartender, un gran tipo y un buen amigo, lástima que es tatengue… pero ya lo acepte así.

El Negroni y Yo…

Mi experiencia particular es de aprendizaje, llegó a mí en un momento justo, lo aprecie, lo disfruté y lo odie… ahora aprendí a amarlo. Juego con él tratando de forzarlo cada vez un poco más, llevarlo al extremo y de vuelta a su concepción original. Conocerlo me llevó a apreciar la evolución de un cóctel dentro de una familia de cócteles y es casi el ejemplo perfecto de como se crea un clásico. Lo pido muy poco, solo a quienes sé que lo preparan a mi gusto, prefiero hacerlo yo, a mi manera.

A la manera de Luis

-30ml de Vodka Zubrowka
-30ml de Vermouth Extra Dry.
-15ml de Campari.
-15ml de Aperol
-Rodaja de Pepino

Podes pedírselo a mi amigo Juan Sebastian Ruiz en cualquier bar que lo encuentres

Por: Luis rampazzo